Bizcocho Borracho

  • Bizcocho

    Bizcocho

  • Bizcocho de Yogur

    Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho de Chocolate

    Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Naranja

    Bizcocho de Naranja

  • Bizcocho de Nata

    Bizcocho de Nata

  • "Bizcocho Borracho"

    Bizcocho BorrachoVamos ahora a explicaros cómo se hace un bizcocho borracho casero. Un bizcocho muy rico que vamos a humedecer con un almíbar que prepararemos para esta ocasión, y que le dará un toque de sabor muy rico al bizcocho y lo hará muy agradable de comer al quedar mojadito.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.5/5
    • 116 votos

    Receta de Bizcocho Borracho

    El bizcocho borracho es una clase de bizcocho un poco especial por su forma de preparar y su sabor y textura, ya que el baño de almíbar que le damos le da un toque estupendo.




    Ingredientes de Bizcocho Borracho:

    Ingredientes para el bizcocho:

    - 225 gramos de harina de repostería
    - 150 gramos de azúcar
    - Medio sobre de levadura
    - 6 huevos grandes

    Ingredientes para el almíbar:

    - Un par de vasos de azúcar
    - Un par de vasos de agua
    - Una copita de vino dulce





    Preparación de Bizcocho Borracho:

    A continuación te explicamos esta receta de bizcocho borracho tal y como la preparamos en casa. Es una receta sencilla de preparar y que esperamos que os guste tanto como a nosotros. Vamos con los detalles para que puedas hacerlo de forma fácil y te salga perfecto si te animas a elaborarlo.

    Ponemos antes de nada el horno a calentar a 180ºC, ya que al hacerlo al principio conseguimos que esté caliente una vez que acabemos de preparar la masa de nuestro bizcocho. Y de paso podemos preparar el molde en el que hornearemos el mismo, para lo que debemos engrasarlo con mantequilla o margarina y después echarle un poco de harina por encima, así no se nos pegará el bizcocho durante la cocción.

    Y pasando ya a la preparación del bizcocho, lo primero que haremos será separar las claras y las yemas de los huevos que vamos a utilizar. Hazlo como prefieras y cómo suelas hacerlo, nosotros lo hacemos con las manos, aunque hay quíen prefiere hacerlo con el sistema de la botella, cada uno tiene su método preferido.

    Una vez tenemos separadas las yemas de las claras en recipientes distintos, vamos a montar las claras al punto de nieve. Esto se hace agregando un poco de azúcar y batiendo rápidamente y con fuerza, teniendo paciencia porque cuesta bastante conseguirlo. Lo mejor es montarlas empleando una batidora de varillas, lo que hará que consigamos un mejor resultando sin esforzarnos. Cuando se monten las claras verás que adquieren forma de nieve recién caída, sin venirse abajo, ese es el momento de parar de batirlas, la textura que buscamos.

    En otro recipiente vamos a mezclar las yemas con el azúcar, con unas varillas manuales por ejemplo, y una vez espese la mezcla y quede todo bien integrado, añadiremos la harina tamizada, pero mejor lo haremos poco a poco, y batiendo siempre que vayamos agregando una parte de la misma. Añadiremos también la levadura y la mezclamos de la misma forma.

    Finalmente añadiremos a esta mezcla resultante las claras montadas anteriormente, pero las removeremos con mucho cuidado y suavidad, para mezclarlas bien pero sin que se nos bajen demasiado. Al conseguirlo vertemos la masa final sobre el molde que habíamos preparado anteriormente, y lo llevamos al horno cuando éste haya alcanzado la temperatura indicada, y dejaremos hornear entre 35 y 40 minutos aproximadamente.

    Hay que vigilar que el bizcocho se dore bien por fuera, y cuando lo esté vamos a pinchar el centro del mismo con un cuchillo, para comprobar así que por dentro está totalmente hecho. Si el cuchillo sale con restos de masa es porque aún no se ha cocinado del todo, así que habremos de dejarlo un poco más hasta que pinchemos y el cuchillo salga limpio.

    Cuando lo tengamos totalmente cocinado y lo saquemos, dejamos que se enfríe un poco antes de desmoldarlo. Mientras se va enfriando vamos a preparar el almíbar con el que lo "emborracharemos". Para hacerlo ponemos un cazo a calentar a fuego lento con el agua y el azúcar, y dejaremos unos 5 minutos para que se vaya fundiendo el azúcar, removiendo para ello. Después agregamos el vino y movemos un poco más hasta conseguir una mezcla liquida y homogénea.

    Una vez hecho esto, sin sacar el bizcocho del molde, vamos a regar el mismo con el almíbar que hemos preparado, para que se empape con el mismo, lo suficiente como para que nos quede agradable de comer, sin pasarnos y quede demasiado mojado. Se puedeo trocear previamente para que el almíbar penetre bien por todos los trozos. Tras este paso vamos a desmoldarlo y lo dejamos engriar puesto sobre una rejilla, así se enfriará del todo por la parte de abajo también. Y después del tiempo necesario para que se temple del todo, ya podremos servir este rico bizcocho borracho, que esperamos que os guste.





    Comentarios

      Deja un comentario

      Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de la misma. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

      En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

      Comentario enviado. Se publicará una vez moderado