Bizcocho de Soletilla

  • Bizcocho

    Bizcocho

  • Bizcocho de Yogur

    Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho de Chocolate

    Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Naranja

    Bizcocho de Naranja

  • Bizcocho de Nata

    Bizcocho de Nata

  • "Bizcocho de Soletilla"

    Bizcocho de Soletilla El bizcocho de soletilla, que también se conoce como lady fingers, es un tipo de bizcocho de tamaño pequeño y de forma alargada, muy ligero y que se suele tomar mojándolo en alguna bebida. También es la base de un postre tan conocido como el tiramisú. Aquí te explicamos cómo hacerlo en casa de forma sencilla.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.5/5
    • 21 votos

    Receta de Bizcocho de Soletilla

    El bizcocho de soletilla es un bizcocho muy ligero, es un bizcochito pequeño y esponjoso. Su receta es sencilla, pero hay que tener cuidado de hacerla bien. Te indicamos paso a paso como hacerlos en casa.


    Ingredientes de Bizcocho de Soletilla:

    - 120 gramos de harina
    - 120 gramos de azúcar
    - 60 gramos de almidón de maíz
    - 6 huevos grandes
    - Azúcar para decorar


    Preparación de Bizcocho de Soletilla:

    Casi con total seguridad podemos decir que todos hemos comido alguna vez el tradicional bizcocho de soletilla. Se puede decir que son una especie de mezcla entre un bizcocho y una galleta, que son ideales para comer mojando en la bebida con la que se acompañen. Hoy en día se encuentran fácilmente en cualquier supermercado, pero te vamos a enseñar a hacerlos en casa, verás cómo quedan muy ricos y te merece la pena. También se conocen con el nombre de "lady fingers".

    Estos bizcochos se comienzan a preparar separando las claras de las yemas de los huevos. Si nunca has hecho esto, no te preocupes, te lo explicamos, verás que es sencillo. Rompe el huevo y échalo en tu mano, coloca debajo un bol y ve abriendo los dedos, de modo que la clara caiga sobre el bol, y al final te quedes con la yema en la mano. Repítelo con todos los huevos que necesites y ve echando las yemas en otro recipiente aparte para tenerlas todas juntas.

    Una vez separadas las yemas y las claras, se baten las yemas junto a un poco menos de la mitad del azúcar y una cucharada pequeña de agua caliente, con unas varillas hasta conseguir que espumen bien y queen totalmente mezcladas. Por otro lado, usamos las claras para montarlas a punto de nieve, con el resto del azúcar que tenemos. A la hora de montarlas al punto de nieve tienes que hacerlo con paciencia, batiendo con fuerza y constantemente. Cuando se forme una espuma densa y que no se baja, ya las tienes listas. Sin duda es algo que os recomendamos hacer empleando una batidora de varillas, el resultado es mejor y no se necesita tanto esfuerzo.

    Al acabar mezclamos las dos preparaciones removiendo bien todo pero a la vez de forma suave, para evitar así que las claras montadas se nos bajen en el proceso. A continuación se agrega el almidón de maíz junto a la harina y seguimos mezclando con movimientos continuos. Lo ideal es mover sin batidora, mejor a mano, y agregando poco a poco la mezcla de harina y almidón, para que no se formen grumos y ambas se vayan intengrando bien con el resto de ingredientes. Si tamizáis la harina previamente, mejor que mejor, así le quitamos los grumos que pudiera tener.

    Ponemos el horno a pre calentar a 220ºC, para tenerlo listo cuando lo necesitemos en unos minutos. Y lo siguiente que vamos a hacer es lo que se conoce como "escudillar la masa", para lo que se echa toda la masa en una manga pastelera, y colocamos un trozo grande de papel de horno sobre la bandeja en el que vayamos a hornear nuestros bizcochos de soletilla, que debe ser, por supuesto, apta para meter en el horno.

    Sobre el papel que hemos colocado, vamos a ir haciendo con la manga pastelera unas tiras con la masa, de unos 8 o 9 centímetros de largas, todas bien colocadas de forma que haya un buen espacio entre ellas, para que no se peguen tras hornearlas. Al acabar de hacerlas les espolvoreamos un poco de azúcar por encima para darles un toque decorativo adicional

    Una vez que el horno se encuentre a la temperatura deseada, metemos la bandeja con el papel de horno y los bizcochos y lo dejamos hornear entre 4 y 5 minutos para deajarlas en su punto. Una vez estén doraditas, las sacamos del horno y las dejamos enfriar a temperatura ambiente, pero no sin antes comprobar que la masa no se hunde si la tocas con el dedo, ya que si fuera así necesitaríamos dejarla algún tiempo más para que acaben de hacerse. No es necesario apretar demasiado, sólo tocarlas y que no se hundan.

    Una vez estén fríos nuestros bizcochos de soletilla ya estarán listos para comerlos, lo que podemos hacer acompañando los mismos con café, chocolate o un vaso de la bebida que os apetezca, ya que se suelen tomar mojando en la misma. Estos bizcochos de soletilla se suelen emplear también en la preparación del tiramisú, un estupendo postre de origen italiano. Esperamos que os guste esta receta y la repitáis en más ocasiones.

    Raciones / Unidades: 1
    Tiempo Aproximado de Preparación: 20M
    Calorías Aproximadas: 370

    Vota la receta


    Comentarios

      Deja un comentario

      Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de la misma. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

      En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

      Comentario enviado. Se publicará una vez moderado