Bizcocho de Miel

  • Bizcocho

    Bizcocho

  • Bizcocho de Yogur

    Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho de Chocolate

    Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Naranja

    Bizcocho de Naranja

  • Bizcocho de Nata

    Bizcocho de Nata

  • "Bizcocho de Miel"

    Bizcocho de Miel Vamos con una estupenda receta con la que elaborar un bizcocho de miel, un bizcocho con un sabor sorprendente y con una textura muy apetecible. Para todos los que les guste comer miel, esta es una receta que deben probar porque les va a encantar. Aquí tienes la receta detallada paso a paso.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.5/5
    • 116 votos

    Receta de Bizcocho de Miel

    El bizcocho de miel es un tipo de bizcocho muy sabroso y saludable, que posiblemente no hayas probado antes, pero que si te gusta la miel deberías preparar en casa para comprobar lo rico que es.


    Ingredientes de Bizcocho de Miel:

    - 250 gramos de harina de repostería
    - 200 ml de leche entera
    - 50 gramos de miel
    - 25 gramos de mantequilla
    - Dos huevos grandes
    - Medio sobre de levadura química
    - Un limón


    Preparación de Bizcocho de Miel:

    Esta es una receta bastante especial, ya que a pesar que no resulte muy conocida en general, es una magnífica receta para hacer un bizcocho casero muy rico y sabroso. A los que les guste el sabor de la miel les va a encantar probarlo, así que si es tu caso no dejes de probar a hacer la receta en casa, seguro que te encanta prepararla y comerla.

    Para hacer este bizcocho de miel vamos a comenzar a mezclar la mantequilla, la cual es recomendable dejar fuera de la nevera un rato antes para que se ablande, con la miel, el zumo de medio limón y la leche, lo que haremos con una batidora con varillas, hasta que nos quede una mezcla bien homogénea y de apecto cremoso. Al emplear miel en esta preparación conseguiremos dos cosas, la primera darle mucho dulzor al bizcocho, y la segunda es conseguir que nos quede un bizcocho con una textura más bien húmeda, que verás que apetitoso lo hace.

    A continuación vamos a tamizar la harina en otro bol y la mezclamos con la levadura, así conseguiremos que la harina quede bien fina y sin grumos, algo que siempre hace que la masa del bizcocho quede mejor. A esta mezcla le añadimos después la ralladura del limón y comenzamos a echarla poco a poco sobre la mezcla anterior que habíamos preparado antes. La echamos en varias veces, batiendo de nuevo cada vez que añadamos más harina a la mezcla. Por si no lo sabías se hace así para la harina se mezcle mejor y de forma más fácil, evitando así que se formen grumos, algo que sería común si se añadiese la harina de golpe.

    Cuando tengamos la masa bien homogénea la reservamos para más adelante, y pasamos a montar las claras a punto de nieve, lo que hay que hacer con paciencia hasta que tomen buena textura, algo que conseguiremos de mejor forma empleando una batidora de varillas, ya que para montar las claras a punto de nieve es necesario batir enérgicamente y con paciencia, porque es un proceso al que hay que coger el punto. Cuando lo hayamos hecho añadimos las claras montadas a la masa anterior, y lo mezclamos todo de forma suave para que no se bajen mucho las claras.

    Una vez tengamos la masa de nuestro bizcocho preparada, se precaliente el horno encendiéndolo a una temperatura de 180ºC, algo que si hacemos antes de finalizar la preparación del bizcocho podemos ahorrar tiempo. También vamos a preparar el molde, el cual debemos engrasar con un poco con mantequilla por la base y el lateral, y después se espolvorea un poco de harina, para evitar que se pegue el bizcocho durante la cocción del mismo. Después vertemos la masa en el molde y lo metemos en el horno cuando el mismo esté a la temperatura indicada, y dejamos que se hornee sobre unos 35 o 40 minutos, aunque tal vez necesite un poco más de tiempo según nuestro horno.

    Comprueba antes de sacar del horno que el bizcocho está bien hecho por dentro, algo que puedes comprobar pinchando el centro del bizcocho con algo punzante, como un cuchillo por ejemplo, y ver si sale con restos de masa pegados, en cuyo caso habría que hornearlo un poco más. Cuando esté bien cocido por dentro lo sacaremos inmediatamente para dejarlo enfriar un poco, desmoldarlo con cuidado y ponerlo sobre una rejilla para que se enfríe bien. Una vez que vayamos a servirlo, podemos decorar nuestro bizcocho de miel pintándolo con un poco de miel mezclada con limón para darle un toque extra de sabor y una mejor presentación. Que disfruteis de esta receta y volváis a hacerla más veces.

    Vota la receta


    Comentarios

      Deja un comentario

      Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de la misma. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

      En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

      Comentario enviado. Se publicará una vez moderado