Cómo Hacer un Bizcocho

  • Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho sin Huevo

  • Bizcocho de Nata

  • Bizcocho de Naranja


  • "Cómo Hacer un Bizcocho"

    Pasos para hacer un bizcocho:


    Vamos a describir aquí la forma genérica de preparar un bizcocho casero, sin concretar las medidas de los ingredientes necesarios ni detallar todos los que podemos emplear para hacer un bizcocho más o menos complejo. Es un breve resumen con el que indicaros el orden correcto de añadir los ingredientes, y añadiremos también algunos consejos básicos que siempre son buenos para tener en cuenta a la hora de hacer un bizcocho casero.

    Preparación:

    Lo primero que tenemos que hacer siempre es precalentar el horno al a temperatura indicada en la receta, con lo que al acabar de hacer la masa ya tendremos el horno listo para hornear. También es interesante tener preparado el molde que vayamos a usar, engrasándolo un poco si fuera necesario.

    Mezclaremos siempre primero los huevos con el azúcar, utilizando mejor unas varillas para que se mezclen lo mejor posible. A continuación hay que agregar el aceite o la mantequilla, junto al yogur o la leche, que son ingredientes habituales en las preparaciones de bizcochos caseros.

    Cuando todo lo anterior está bien mezclado, es cuando agregamos la levadura y la harina, que se suelen tamizar antes, aunque no es obligatorio. Es ahora cuando hay que mezclar con paciencia para que no queden grumos de harina y para que la masa quede perfecta al hornear el bizcocho. Es el momento de añadir cualquier tipo de ingrediente saborizante o colorante que queramos emplear.

    Cuando tengamos lista la masa, la vertemos en el molde elegido y vamos a meterla en el horno durante el tiempo marcado en la receta, que suele variar entre 30 y 45 minutos, dependiendo de la temperatura necesaria y el tipo de bizcocho que vayamos a preparar.

    Normalmente se emplea el calor superior e inferior, pero si cuando haya acabado de subir de volumen vemos que está ya dorado por encima, podemos dejarle únicamente el calor por debajo.

    Antes de sacarlo del horno, es importante comprobar con un cuchillo o pincho que el interior del bizcocho está bien horneado. Una vez esté listo, lo dejamos enfriar fuera del horno y cuando esté frio lo desmoldamos y le añadimos algún relleno o cobertura en caso que lo requiera la receta.

    Como veis no bastante sencillo preparar un bizcocho casero, no hace falta tener mucha maña en la cocina ni disponer de ingredientes fuera de lo común, así que os animamos a poner en práctica las recetas que os proponemos en esta web.