Bizcocho Marmolado

  • Bizcocho

    Bizcocho

  • Bizcocho de Yogur

    Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho de Chocolate

    Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Naranja

    Bizcocho de Naranja

  • Bizcocho de Nata

    Bizcocho de Nata

  • "Bizcocho Marmolado"

    Bizcocho MarmoladoEl bizcocho marmolado es uno de los bizcochos más reconocibles por su mezcla de colores, que además lo hacen un bizcocho muy apetitoso y que gusta a la mayoría, sobre todo a los más pequeños de la casa. Es una elaboración sencilla de hacer que podrás preparar siguiendo nuestras recomendaciones.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.7/5
    • 155 votos

    Receta de Bizcocho Marmolado

    Esta es una de las muchas recetas de bizcocho marmolado que podemos encontrar, aunque todas suelen ser bastante similares y sólo se diferencian el algún ingrediente. Esta es una estupenda receta con la que hacer un delicioso bizcocho casero que gusta a casi todos.




    Ingredientes de Bizcocho Marmolado:

    - 225 gramos de harina de repostería
    - 225 gramos de azúcar blanquilla
    - 225 gramos de mantequilla sin sal
    - 225 gramos de cacao en polvo
    - Una cucharada de azúcar avainillado
    - Medio sobre de levadura
    - Cuatro huevos grandes





    Preparación de Bizcocho Marmolado:

    Uno de los bizcochos más llamativos y vistosos que podemos preparar en casa es el bizcocho marmolado, un tipo de bizcocho muy reconocible y que suele ser siempre un éxito, sobre todo entre los más pequeños de la casa, por su sabor y sus dos capas de colores. Aquí vamos a detallaros la preparación de uno de estos ricos bizcochos que seguro que os va a encantar preparar para tus invitados y familiares.

    Lo primero que haremos antes de nada es encender el horno y lo ponemos a precalentar a unos 180ºC, como ya es habitual cuando vamos a preparar algún bizcocho casero, ya que así alcanzará la temperatura deseada mientras preparamos la masa del mismo. Después pasamos a untar la base y las paredes del molde elegido para hornearlo con un poco de mantequilla, y después le echamos un poco de harina por encima. Esto se hace así para evitar que se pegue el bizcocho en el molde cuando se hornee, por lo que es importante hacerlo, excepto para moldes hechos de silicona, que no lo necesitan.

    Y para comenzar ya el proceso de elaboración de nuestro bizcocho, vamos a echar en un recipiente grande la mantequilla, mejor si está un poco derretida, juanto al azúcar, y lo mezclamos todo bien, hasta que quede una pasta blanquecina, con el azúcar bien integrado. Lo mejor es utilizar unas varillas manuales para ello, se mezcla en un periquete y queda perfecto. Después le vamos añadiendo uno a uno los huevos, mientras seguimos batiendo todo cada vez que echamos uno al recipiente.

    Después agregamos la harina junto con la levadura, preferiblemente tamizadas antes de agregarlas, para quitarles las impurezas o grumos que pudieran tener. Lo aconsejable es agregar estos ingredientes secos poco a poco y mezclando bien cada vez antes de seguir agregando más cantidad, así conseguiremos tener una masa muy uniforme y sin grumos, algo muy importante antes de hornearla, ya que el bizcocho resultante quedará más fino.

    Al acabar de mezclarlo todo, vamos a separar la mitad de la masa aproximadamente en un recipiente aparte, y la mezclamos con el cacao en polvo, de forma que quede bien integrado y oscurezca la mezcla. Podemos usar un cacao más o menos intenso en función del sabor que queramos darle al bizcocho. Al resto de masa le añadimos el azúcar avainillado y removemos también hasta que se integre del todo con la misma. Si no tenéis azúcar avainillado podéis emplear extracto o esencia de vainilla, con cuidado de no pasaros si usáis estas otras opciones, ya con una cucharilla rasa tendréis bastante.

    Al acabar vamos a ir rellenando el molde que hayamos elegido dónde prepararemos el bizcocho marmolado. Primero echaremos una capa de la masa que tiene la vainilla y otra capa de la masa con cacao. Así sucesivamente hasta terminar con la masa y rellenar el molde, lo que hará que el bizcocho quede como con capas. Otra forma de hacerlo es echar primero la capa con la vainilla y después encima de la misma echar la capa con el cocholate, y con un una cucharilla o algo similar hacemos un surco llevando la misma hasta el fondo del molde, así se entremezclarán las capas y quedarán bien diferenciadas tras hornear el bizcocho.

    Al cabar metemos el molde relleno en el horno sobre unos 40 minutos más o menos, teniendo en cuenta que es un tiempo aproximado, porque puede variar según el horno. Cuando observemos que está hecho por fuera, pinchamos el interior del mismo para certificar que por dentro no está crudo, y cuando lo tengamos en su punto lo sacamos del horno y dejamos enfriar un poco. Después se desmolda y se coloca sobre una rejilla, para que enfríe bien. Se puede decorar por encima al gusto con trocitos de chocolate, azúcar glas... o comerlo así directamente, que está realmente sabroso, además de tener un aspecto bonito con el efecto de los dos colores.





    Comentarios

      Deja un comentario

      Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de la misma. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

      En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

      Comentario enviado. Se publicará una vez moderado