Bizcocho Red Velvet

  • Bizcocho

    Bizcocho

  • Bizcocho de Yogur

    Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho de Chocolate

    Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Naranja

    Bizcocho de Naranja

  • Bizcocho de Nata

    Bizcocho de Nata

  • "Bizcocho Red Velvet"

    Bizcocho Red Velvet Seguro que alguna vez has probado el conocido bizcocho red velvet, uno de esos bizcochos que llaman la atención por su aspecto exterior, con esa combinación del color rojo intenso del interior y del blanco del exterior. Aquí te explicamos cómo hacerlo en casa de la forma más detallada posible.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.6/5
    • 142 votos

    Receta de Bizcocho Red Velvet

    Hoy te vamos a enseñar a elaborar la receta completa para hacer un bizcocho red velvet. Esta es una receta muy conocida y que es muy llamativa por los colores que tiene el bizcocho.


    Ingredientes de Bizcocho Red Velvet:

    Ingredientes para el bizcocho:

    - 300 gramos de harina
    - 300 gramos de azúcar
    - 125 gramos de mantequilla
    - 250 gramos de buttermilk
    - 25 gramos de cacao en polvo
    - Una cucharadita de levadura
    - Una pizca de sal
    - Dos huevos grandes
    - Dos cucharadas de colorante rojo intenso
    - Esencia de vainilla
    - Una cucharadita de bicarbonato
    - Vinagre de vino

    Ingredientes para la crema de queso:

    - 500 gramos de queso cremoso
    - 500 gramos de azúcar glas
    - 200 gramos de mantequilla


    Preparación de Bizcocho Red Velvet:

    El famoso bizcocho red velvet, también conocido como bizcocho terciopelo rojo, es un bizcocho muy reconocible por ser totalmente blanco por fuera, mientras que por dentro tiene un color rojo intenso, de ahí el sobrenombre de terciopelo rojo. Es un bizcocho muy atractivo visualmente y muy rico de comer que merece la pena aprender a preparar, aunque es cierto que es un poco más elaborado de lo normal, pero te vamos a dar las indicaciones para hacerte la preparación más sencilla. Vamos con la receta.

    Comenzamos a elaborar este bizcocho red velvet poniendo en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato, el cacao en polvo y la sal. Por otro lado vamos a mezclar el buttermilk, el extracto de vainilla, el vinagre y el colorante. Removemos para mezclar todo y reservamos. El buttermilk no es otra cosa que el suero de la mantequilla, un líquido que se consigue tras quitar la mantequilla a la nata ya fermentada. Se emplea normalmente en repostería en todo tipo de preparaciones, aunque en algunos países se suele tomar también directamente como bebida.

    A continuación vamos a echar la mantequilla y el azúcar en otro recipiente, batimos con intensidad hasta que nos quede la mezcla cremosa y amarillenta. Después de esto vamos agregando los huevos uno a uno, vamos batiendo cada vez que echamos un huevo hasta que todos queden perfectamente integrados con la pasta anterior de azúcar y mantequilla. El siguiente paso será agregar las dos mezclas anteriores, primero la de harina y después la de buttermilk. Batimos para mezclarlo todo hasta obtener una masa homogénea con todos los ingredientes bien mezclados.

    Ahora tenemos dos posiblidades, o bien repartimos la masa en tres moldes diferentes pero de igual diámetro, o bien horneamos el bizcocho en un sólo molde y después lo cortamos en tres capas, que son las que utilizaremos para montar el bizcocho red velvet. Hazlo según prefieras y según te resulte más cómodo. En cualquier caso horneamos el bizcocho durante una media hora a 180ºC de temperatura. Merece la pena encender el horno y precalentarlo antes de ponernos a realizar la receta, para tenerlo ya listo cuando acabemos de hacerla poder hornear inmediatamente.

    Cuando los tres bizcochos estén bien hechos, los sacamos y dejamos enfriar un rato a temperatura ambiente, o bien si hemos hecho un sólo bizcocho tendremos que cortarlo una vez se haya enfriado del todo. Lo haremos con una sierra de cocina intentando que nos quede el mismo cortado longitudinalmente en tres capas de grosor similar.

    Ya sólo nos queda preparar la cobertura de crema de queso para cubrir el bizcocho. La cobertura la prepararemos batiendo el queso cremoso, el azúcar glas y la mantequilla con una batidora de varillas, hasta obtener una crema con la textura adecuada y con los ingredientes bien integrados. Asegúrate que quede con bastante cuerpo la cobertura, para poder untarla sobre el bizcocho y que se quede bien fijada.

    Para acabar hay que montar los tres pisos del bizcocho red velvet, lo que haremos untando la crema que hicimos para la cobertura entre los bizcochos, de forma que nos queden los tres colocados unos encimas de otros con esta cobertura entre medios de los mismos. Después cubrimos con la crema la parte superior y los laterales de todo el bizcocho, lo que puede resultar un poco trabajoso si no se tiene mucha experiencia previa.

    Intenta que quede lo más bonito posible, pero lo importante es que quede montado de forma que al servirlo podamos disfrutar del mismo y la cobertura no se separe de los bizcochos. Con la práctica te irá slaiendo cada vez mejor, sobre todo si no tiene experiencia previa haciendo este tipo de preparaciones de repostería más complejas. Una vez acabemos de montar nuestro bizcocho red velvet lo dejamos en la nevera para que se enfríe bien y se compacte del todo, durante varias horas. Y esperamos que os guste la preparación y disfruteís a la hora de comerlo, tanto vosotros como vuestros invitados.

    Vota la receta


    Comentarios

      Deja un comentario

      Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de la misma. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

      En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

      Comentario enviado. Se publicará una vez moderado