Bizcocho de Limón

  • Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho sin Huevo

  • Bizcocho de Nata

  • Bizcocho de Naranja


  • "Bizcocho de Limón"

    Receta de Bizcocho de Limón





    El bizcocho de limón es uno de los bizcochos caseros más conocidos y consumidos, por su facilidad de preparación y lo bueno que está. Sigue leyendo para aprender a prepararlo en pocos pasos.



    Ingredientes:

    - 1 vasito de yogur de sabor a limón
    - 1 medida de aceite de oliva
    - 2 medidas de azúcar
    - 3 medidas de harina de repostería
    - 1 sobre de levadura
    - La ralladura de un limón
    - 3 huevos
    - Mantequilla


    Preparación:

    Pondremos en primer lugar el horno a calentar, a 180ºC, mientras preparamos nuestro bizcocho de limón. Es importante que la masa, una vez esté lista, se meta a hornear lo antes posible, por eso merece la pena precalentar el horno mientras hacemos la receta.

    En un cuenco amplio vamos a batir los 3 huevos y el azúcar, con energía, para que se mezclen lo mejor posible y la mezcla tenga cuerpo. Debe quedarnos cremosa y con color amarillento.

    Una vez bien mezclado, agregamos el yogur de limón, el aceite de oliva y la ralladura de nuestro limón, y volvemos a batir lo mejor que podamos.

    Por último tenemos que añadir a la mezcla anterior las medidas de harina de repostería, con lo que tendremos que volver a batir otra vez para volver a conseguir una mezcla homogénea. Agrega la harina poco a poco y no de golpe, batiendo cada vez que añadas una parte, para que se integren bien y sea más fácil mezclarla.

    Pasamos a preparar el molde para el bizcocho. Si elegimos un molde tradicional, que no sea de silicona, le untaremos un poco de mantequilla o margarina por las paredes, y le espolvoreamos un poco de harina, para evitar que se nos pegue el bizcocho una vez esté listo. Echamos la masa anterior dentro del molde elegido, y lo metemos en nuestro horno, que ya debe haber alcanzado los 180ºC. Lo dejaremos allí unos 35-40 minutos, para que suba bien y no se queme. Antes de sacarlo comprobaremos que está bien hecho en su interior, y si es así, sacaremos y dejaremos enfriar antes de servir.






    Ya ves que este bizcocho es muy sencillo de preparar, y sin duda es uno de los más tradicionales y más conocidos, de esos que gustan a todos. Guarda bien la receta porque seguro que siempre te viene bien tenerla a mano.