Bizcocho de Pera

  • Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho sin Huevo

  • Bizcocho de Nata

  • Bizcocho de Naranja


  • "Bizcocho de Pera"

    Receta de Bizcocho de Pera




    El bizcocho de pera es un bizcocho muy tierno y muy jugoso, además de una forma perfecta de emplear esta fruta, que gusta mucho en casa. Aquí os dejamos la receta para poder prepararla de forma fácil.

    Ingredientes:

    - Medio kilo de peras, pueden ser en almíbar
    - Harina, 1/4 de kilo
    - Medio sobre de levadura
    - Mantequilla, la mitad que de harina
    - 200 gramos de azúcar
    - Un par de huevos grandes
    - Azúcar moreno


    Preparación:

    Seguramente nunca hayáis probado un bizcocho de pera, porque no es un bizcocho muy conocido, sin embargo es uno de los más ricos que puedes comer, siempre y cuando te gusten las peras. Esta fruta es rica en vitaminas y minerales, además de tener un aporte calórico bastante bajo, unas 50 calorías por cada 100 gramos. A continuación vamos a detallarte como hacer este bizcocho en casa, y te animamos a que lo pruebes.

    Para comenzar a preparar la receta, vamos a ir ganando tiempo encendiendo el horno a 190 grados. También vamos a engrasar el molde bien para que no se nos pegue el bizcocho, a menos que te decantes por emplear un molde siliconado, que no necesita ese paso previo. Espolvoreamos todo el fondo del molde con azúcar moreno.

    Si usas peras naturales, pélalas y córtalas en 4 cuartos. Si las peras que vamos a usar son en almíbar, las partimos en dos. Las vamos colocando por todo la base del molde, rellenándolo entero, de forma ordenada y sin dejar mucho hueco entre ellas.

    En un bol, echamos la harina, mejor si previamente la has tamizado, el azúcar, la levadura y la mantequilla un poco derretida. Batimos mezclando todos los ingredientes, y a continuación agregamos los huevos y el almíbar de las peras. Removemos un poco más, debemos obtener una masa uniforme.

    Una vez obtenida la masa, la vertemos en el molde elegido, sobre las peras que colocamos anteriormente en su base. Metemos el molde en el horno, y lo dejamos durante algo más de media hora.


    Vamos comprobando que esté hecho por dentro antes de sacarlo, pinchando con un cuchillo y comprobando que sale limpio y sin restos de masa. Lo dejamos enfriar un poco antes de desmoldarlo y ya lo tienes listo para comer.