Bizcocho de Algarroba

  • Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Yogur

  • Bizcocho sin Huevo

  • Bizcocho de Nata

  • Bizcocho de Naranja


  • "Bizcocho de Algarroba"

    Receta de Bizcocho de Algarroba







    El bizcocho de algarroba es un bizcocho de tipo bollo, muy esponjoso y suave, que parece que es de chocolate, debido al color característico de la harina de algarroba. Si queréis probarlo, aquí tenéis la receta.

    Ingredientes:

    - 1 yogur natural sin azúcar
    - Aceite de oliva, la medida del vaso de yogur
    - Azúcar, vaso y poco más del yogur
    - Harina, un par de vasos del yogur
    - Huevos, 4 de tamaño L
    - Harina de algarroba, una medida del yogur
    - 1 sobres de levadura


    Preparación:

    Esta receta poco conocida en estos tiempos, pero que realmente merece la pena preparar porque seguro que os sorprende. La algarroba es un ingrediente dulce y con muchas propiedades beneficiosas. A veces se emplea como sustituto del chocolate, por el color oscuro que tiene. Si te llama la atención la receta, te indicamos paso a paso como prepararla.

    Vamos a batir en un recipiente o bol grande, el azúcar, las yemas separadas de los huevos, el yogur natural y el aceite. Mezclamos muy bien todo. A continuación le agregamos la harina poco a poco y seguimos moviendo. Después agregamos la harina de algarroba y de nuevo movemos muy bien todo junto. Es mejor emplear unas varillas, a mano o automáticas, con lo que conseguimos con menor esfuerzo que todos los ingredientes queden integrados perfectamente, formando una masa sin grumos y totalmente homogénea.

    Por otro lado montamos las claras que hemos separado antes de las yemas, al punto de nieve con un poquitín de sal. Para montarlas hay que tener mañana y paciencia, ya que requiere de su tiempo. Con unas varillas hay que batirlas de forma rápida y enérgica, para que su volumen vaya aumentando hasta que veamos que tienen la consistencia correcta. Cuando las tengamos montadas, las añadimos a la masa de forma suave y batimos suavemente, hasta que todo tome una textura cremosa.

    Con el horno ya recalentado a unos 180 grados, vamos a verter la masa del bizcocho en un recipiente adecuado para horno, untando un poco de mantequilla y de harina por los bordes, si fuera necesario.

    Metemos en el horno durante una media horita larga, cuando veamos que por fuera está bien hecho, lo pinchemos empleando un cuchillo por ejemplo, y si sale limpio será el momento de sacarlo del horno y dejarlo enfriar. Si por el contrario sale con un poco de restos, lo dejaremos unos minutos más.






    Una vez frío, desmoldamos y ya sólo nos queda disfrutar de este estupendo bizcocho de algarroba, que esperamos que os guste a vosotros y vuestros invitados.